save by psc-29

Reparar es el primer paso para terminar con la basura electrónica de los smartphones

Todos sabemos que a día de hoy la fiebre por los smartphones hace que se incremente el efecto de acortar la vida útil de los móviles que, aunque más antiguos, podrían seguir utilizándose. El corto ciclo de vida también puede deberse a averías que nunca se llegan a reparar, tomándose la decisión de adquirir un nuevo teléfono inteligente. Todo esto hace que la basura electrónica alcance cifras desastrosas, con los aspectos negativos que eso conlleva. En este artículo trataremos este tema, además de dejar claro que el primer paso convertirse en un consumidor responsable y terminar con los desechos electrónicos es arreglar los móviles.

¿Qué es la basura electrónica?

Solamente en 2019, nuestro planeta estableció su récord de basura electrónica con 53,6 millones de toneladas métricas (Mt), un 17 % más que en el año 2014. Por desgracia, cada año esta tendencia eleva sus cifras, dejando claro que debemos tomar medidas para solucionar el problema.

Según datos extraídos del informe Global E-Waste Monitor de 2022, los desechos electrónicos podrían alcanzar los 74,7 Mt en 2030 en el mundo, además de informar de que únicamente el 17,4 % se recicla eficazmente, pues el resto no se gestiona de forma adecuada.

Por todo ello, y ya que la sociedad en general posee móvil, es fundamental ser conscientes del daño que podemos hacer al medio ambiente, si no tomamos medidas para rebajar estas cifras devastadoras. Piensa que cada teléfono móvil que se desecha, al igual que otros dispositivos electrónicos, libera gases contaminantes a la atmósfera, contribuyendo a que el ecosistema empeore y se siga potenciando el negativo efecto del cambio climático.

El consumidor responsable ante el crecimiento de los desechos electrónicos

Posiblemente, alguna vez te has preguntado qué hacer si tu smartphone deja de funcionar adecuadamente, va más lento de lo normal o, simplemente, se te ha caído al suelo y su pantalla se ha hecho pedazos. Llegado el caso, te lanzamos esta pregunta para que reflexiones: ¿realmente es necesario que compres otro móvil sin mirar opciones de repararlo primero?

Los consumidores responsables no se deshacen de sus objetos electrónicos hasta que estos dejan de cumplir las funciones básicas para lo que fueron fabricados. Así, con este gesto sostenible, evitan comprar aparatos que realmente no necesitan o que, de forma caprichosa, quieren sustituir por el que en ese mismo momento le ofrece más prestaciones. No obstante, una vez su ciclo de vida ha finalizado, siempre los llevan a reciclar.

Analizando el proceso de producción de los smartphones, nos damos cuenta de que tiene un gran impacto en el medio ambiente. Primeramente, se necesitan extraer minerales como el cobalto o el coltán, los cuales proceden de países que siguen a día de hoy desarrollándose.

Además, en los procesos de producción se utilizan agua y petróleo y se emiten grandes cantidades de gases contaminantes a la atmósfera, tal y como hemos mencionado anteriormente. Un estudio de la Universidad de Surrey, realizado en 2015, indica que un solo teléfono móvil produce 95 kilos de CO2 en dos años.

Dicho esto, unido a la mala acción de reemplazar móviles por capricho, entenderás que un mal tratamiento de estos dispositivos, como guardarlos en un cajón o tirarlos a la basura, tiene un impacto realmente negativo en nuestro planeta. La solución, llegado este punto, es reciclar, pero siempre comprobando primeramente que no se puede reparar.

De esta manera, la responsabilidad no solo recae sobre el consumidor, sino también en las empresas e instituciones, por ejemplo, fabricando teléfonos con materiales ecológicos o invirtiendo en la construcción de plantas de reciclaje. Por nuestra parte, queremos dejar claro que ofrecemos un servicio totalmente profesional para efectuar reparaciones de móviles, siempre que sea posible.

Ventajas de reparar tu smartphone antes de deshacerte de él

Apostar por la reparación y reutilización de los teléfonos móviles brinda muchas más ventajas que reciclarlos. Además de no generar casi residuos, los arreglos emiten 182 veces menos de CO2 que el reciclaje, prolongaremos la vida útil hasta que sea imposible arreglarlos. Por otra parte, el ahorro económico será notable, al no tener que invertir en un nuevo dispositivo.

Junto a lo anterior, evitarás el derroche de componentes para una masiva fabricación de estos dispositivos y lucharás contra la obsolescencia programada. Te animamos a apoyarte en empresas responsables, como la nuestra, para que podamos informarte y puedas arreglar la avería de tu teléfono móvil antes de reciclarlo. Lo que nunca debes hacer es dejarlo olvidado en algún armario o tirarlo a la basura tradicional.

En conclusión, reparar un smartphone es la opción más ventajosa para acabar con la basura electrónica, tal y como hemos explicado en este artículo. Por tanto, esperamos que seas consciente de la importancia de ser responsable con el ecosistema y no te deshagas de tu dispositivo si te da algún problema. ¡Déjalo en manos de expertos!

¡Puntúame!

Puntuación media 5 / 5. Votos: 1

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Contenidos relacionados
¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.